Copa Argentina 2017

Se escapó sobre el final

Se escapó sobre el final

En un partido picante, Godoy Cruz cayó de forma insólita 3 a 2 ante Rosario Central. A pesar de ir ganando 2 a 0 y con un jugador más, el Bodeguero no supo aprovecharlo. Santiago García y Fabrizio Angileri anotaron para el Expreso, mientras que Washington Camacho, Federico Carrizo y Fernando Zampedri convirtieron para el Canalla.

El Tomba tenía en su poder una nueva oportunidad de seguir escribiendo historia. Enfrente, estaba un rival complicado, un experimentando en el torneo, Rosario Central.

El encuentro comenzó de forma increíble e insólita, pero por suerte, a favor del Expreso. Cuando transcurrían los primeros diez segundos, Santiago García se iba solo frente al arquero rival, pero Fernando Tobio lo bajó al instante y, por lo tanto, vio la tarjeta roja. El partido no podía comenzar de la mejor manera para el Expreso.

Sin embargo, eso no era todo, y a los 8’, con un Morro encendido, el elenco mendocino se iba a poner en ventaja. Una pelota que se diluía sobre el fondo, pero Pol Fernández la luchó, y tiró el pase atrás en busca del delantero uruguayo, que de primera y con gran técnica, la mandó a guardar.

A partir de ahí, el Tomba se dedicó a mantener la posesión, pero dejó que el Canalla creciera en el partido y peligrara en el área rival. Acorde a esta situación, los dirigidos por Paolo Montero tendrían la chance de emparejar el resultado con un penal inexistente a los 38’ de la primera parte. No obstante, Leonardo Burián se agigantaría y le negaría el grito de gol a Marco Ruben. Justicia.

Sin dudas, los dirigidos por Mauricio Larriera debían reafirmar el envión anímico con un gol. Y así sería.  A los 42’, desde un tiro de esquina, Fabrizio Angileri sacaría un cabezazo infernal para estampar el 2 a 0. Con el marcador a favor, el Expreso se iría al descanso.

En el complemento, Larriera planeó una modificación innecesaria, Javier Correa por Juan Fernando Garro- de gran partido. Montero hizo lo suyo también, y su equipo salió decidido a buscar el descuento. Y lo terminó consiguiendo a los 16’, de la mano de Washington Camacho con una gran definición. El descuento fue una inyección anímica para los rosarinos que no se conformaron, y a pesar de estar en inferioridad numérica, salieron con todo desde el entretiempo.

Como si fuera poco, a los 27’, Pol Fernández dejaría al equipo con uno menos tras una dura infracción. Insólito la situación que vivió el elenco tombino. Tres minutos más tarde, Federico Carrizo pondría el 2 a 2 tras una serie de errores defensivos. Inexplicable, la forma en que se le escapó el partido. De verdad, increíble.

Godoy Cruz estaba caído, parecía que se iba a conformar con el empate. Mientras que el Canalla, se encontraba hipermotivado y pensaba en la heroica. Ante las repetitivas fallas defensivas, la Academia lo supo aprovechar y culminó con un tercer tanto cuando restaban minutos para que finalizara el encuentro. Aunque, como ya es costumbre, el último gol debería ser invalidado por posición adelantada de Zampedri. Más de lo mismo.

Una derrota que duele, y mucho, por la forma en que se dio el partido. Estaba ganable, era para ganarlo, sin embargo, gracias al cambio de Javier Correa por Juanfi Garro, el equipo se retrasó. Varios factores influyeron, como la expulsión de Pol Fernández, el egoísmo de Correa, y el desánimo de los jugadores y del entrenador, que se confiaron. Otra vez será.

Puntuá la nota
Puntaje promedio: 9.67 (6 votos)
Dejá tu comentario